Es un modalidad de tiro cuyo origen se remonta a principios de  la década de los 80 en Europa,  se caracteriza por usar armas de aire comprimido y miras telescópicas.  El objetivo consiste en  que el tirador debe acertar a blancos metálicos abatibles especialmente diseñados y dispuestos de forma estratégica  en un campo de tiro preferiblemente boscoso y con una topografía compleja, simulando un escenario de caza menor.

En un competencia los blancos  abatibles se deben colocar  entre  los 9 y 50 metros,  el tamaño de los mismos  puede variar según la distancia y dificultad. Los tamaños permitidos son: 15, 25 y 40 militemos de diámetro. El tirador debe  realizar un solo disparo a cada blanco y debe asumir posiciones de  tiro: sentado, arrodillado o de pie según se le indique.

La complejidad de este deporte consiste en que el tirador debe completar 50 blancos  distribuidos en 25 calles,  cada calle tiene dos blancos. El tirador a llegar a una calle no conoce las distancia ni el angulo en el que se encuentra el blanco, dispone de tres minutos para hacer sus dos disparos, durante este tiempo el tirador debe calcular la distancia, estimar el angulo, determinar las correcciones necesarias para contrarrestar el viento y  la caída del proyectil, tomar la posición  de tiro que se le indique,  preparar su equipo, concentrarse y  disparar.  Se le calificara con 1 punto si derriba el blanco, de lo contrario no obtiene nada. Al finalizar,  la sumatoria de blancos derribados será su puntuación  y con ello finaliza un día de competencia. Es un deporte individual de mucha práctica, observación, concentración y paciencia.

La Word Field Target Federation  o por sus siglas en ingles WFTF (www.world-field-target-federation.com)  es la asociación más grande y reconocida en el mundo que se encargar de reglamentar su práctica y organizar campeonatos Mundiales.